Contra viento y marea, con Cienciología han alcanzado y superado los 50 años de casados

Portada-Roberto-y-Edith

Valencia, España. – Una pareja ejemplar de 50 años de casados, que pasaron por todo lo que se puede pasar en medio siglo, inclusive una posible despedida terrenal que se resolvió con la ayuda médica y la aplicación de la tecnología espiritual de Scientology. Y aquí os dejo la emotiva y fascinante historia de Edith y Roberto, en las palaras de este mismo:

foto 1“Soy Roberto Weinberger de Torrent, Valencia. Nací en Suiza en 1935. El 18 de marzo de 2014, mi esposa Edith y yo celebramos nuestro 50º aniversario de boda. Nos casamos el 18 de marzo de 1964 en Montevideo, Uruguay, y pasamos la noche nupcial en Buenos Aires, Argentina. Para festejar el acontecimiento, volvimos el año pasado a Buenos Aires, durmiendo en el mismo hotel como entonces y el 18 de marzo, lo festejamos en Montevideo, yendo a un excelente restaurante para comer una fabulosa parrillada (ver foto 1).

Pues seis años antes, el 18 de marzo de 2008, llevé mi mujer al Hospital General de Valencia. Los médicos diagnosticaron una neumonía aguda. Ésta pudo producirse debido al hecho que el sistema inmunitario había desaparecido. En enero de 2008, Edith fue operada de un cáncer de mama. El 10 de marzo había recibido la segunda sesión de quimioterapia.

Lo peor pasó el 22 de marzo, el aniversario de nuestra boda religiosa judía. Al sentarme en su cama, agarrando su mano, me dice con voz firme, sin titubeo, que ha decidido de no seguir viviendo. ¡Vaya noticia! Le pregunté si debía informar a nuestros hijos. Ella dijo que sí. Así llamé a nuestro hijo Felipe en Suiza y a nuestra hija Claudia en los Estados Unidos. Pasé el móvil a Edith para que informe ella misma a sus hijos. Yo, en aquel momento, no sabía que comentar. Yo tenía que respetar el deseo de mi esposa, sin estar de acuerdo.

Al despertarme el 23 de marzo, domingo de Pascua, fiesta de alegría cristiana, recordé haber leído que la COMUNICACIÓN es el solvente universal de problemas. Esta frase fue escrita por el autor estadounidense L. Ronald Hubbard. Me puse al ordenador y escribí un corto mensaje a todas las personas que conocíamos durante nuestro matrimonio y de las cuales tenía el email. Les informé de la situación de Edith y les pedí de enviarme unas líneas de aliento que yo podía transmitir a ella.

Luego fui al hospital, informando los médicos del asunto y solicitando que comuniquen a Edith que no debe seguir la quimioterapia. Lo hicieron, con mucho tacto.

Por la tarde, le llevé los primeros emails recibidos, leyendo el texto y diciendo el nombre del remitente. No estaba muy interesada de escuchar.

El lunes de Pascua, 24 de marzo, le llevé más mensajes. Al oír las gentilezas de toda esta gente, se puso contenta. Por la tarde, regresé a casa para buscar más mensajes. Al leérselos pude observar algún centelleo en sus ojos.

Martes, 25 de marzo, me llama con su móvil a casa. Se ha enterado que iba a tener visitas de unos amigos y pidió que le traiga la peluca para estar más guapa (la quimioterapia la había dejado calva). Yo le llevé la peluca y le leí más mensajes. Finalmente, vuelve a sonreír (una sonrisa de Edith, mi perla de amor, por día – ¡esto hace mi día!). Por la tarde, al recibir la visita de un amigo, revocó su decisión anterior y me comunica que, sí, quiere seguir viviendo. ¡¡¡Qué alegría!!!

Miércoles, 26 de marzo: el médico oncólogo le da de alta para el día siguiente.

Jueves, 27 de marzo, llega Felipe al hospital con dibujitos de los nietos de entonces 7 y 4 años. Los médicos autorizan la cena en un restaurante. Todos duermen en casa.

Durante las semanas siguientes, Edith respondió a todos los mensajes recibidos – más de 100 – agradeciéndolos e informando del resultado afortunado.

foto 2En julio de 2014 visitamos a Felipe en su casa cerca de Lausana en Suiza y a Claudia en su oficina en el centro de Nueva York. Un día viajamos a Bay Head en el estado de New Jersey (ver foto 2). Fue en esta habitación que el señor Hubbard había escrito “DIANETICS” el mejor libro que yo he leído en esta vida. El título en castellano es “DIANÉTICA”. Ha sido traducido en más de 50 idiomas, se puede comprar en más de 100 países y hay más de 20 millones de libros impresos. ¡Por algo será!

El libro de L. Ronald Hubbard que más amo se llama “EL CAMINO A LA FELICIDAD”. Recibí una ejemplar regalado en una Iglesia de Scientology.

La salud es una cosa. Tener trabajo es otra. El libro “Dianética” lo leí en alemán durante las vacaciones de verano de 1983 en Puerto Pollensa, Mallorca. Entonces era agente inmobiliario. Al estallar la primera guerra del golfo el 2 de agosto de 1990, los negocios inmobiliarios dejaron de existir de un día a otro. Yo me formé de asesor empresarial y practicaba eso durante unos años. Finalmente vino la crisis económica que conocemos hoy en España y tuve que reciclarme una vez más.

Hay un capítulo en “EL CAMINO A LA FELICIDAD” que se llama “SÉ COMPETENTE”. Los subcapítulos se denominan “MIRA” – “APRENDE” – “PRACTICA“.

Mirando descubrí que existe una TECNOLOGÍA DE ESTUDIO, desarrollada por L. Ronald Hubbard. La aprendí y la estoy practicando a diaro. Damos clases particulares a niños, adolescentes y adultos de inglés, francés, alemán e italiano. La TECNOLOGÍA DE ESTUDIO sirve para cualquier asignatura. Los profesores, padres e hijos deberían conocerla. La vida sería un tanto más agradable y exitosa para todos. Aprenderla hoy es gratuito por Internet. Escribe en Google: “LA TECNOLOGÍA DE ESTUDIO – L. RONALD HUBBARD, EL FILÁNTROPO”.

¿Quieres una vida feliz y un matrimonio que dure? Entonces haz como nosotros (ver foto 3).

foto 3

MIRA – APRENDE – PRACTICA

1º Dianética (en bibliotecas, gratuito)
2º El Camino a la Felicidad (en iglesias e misiones de Scientology, gratuito)
3º Tecnología de Estudio (en www.scientology.es, gratuito)”

Fdo. Roberto

Marcar el Enlace permanente.